¿Rojo pompeyano o sangre de buey? Revive el color original de la fachada del Recoleta

Tendencia Urbana
Read Time:3 Minute, 33 Second

Las paredes del centro cultural sobre Junín 1930 ya están recuperando el tono que tuvieron desde 1980 hasta 2019, cuando comenzaron a ser intervenidas con polémicos murales de estética pop.

Los invitados a la presentación de la feria ArteCo en el Centro Cultural Recoleta se encontraron hoy con una sorpresa: tras años de intervenciones que provocaron encendidas polémicas, la fachada del edificio declarado Monumento Histórico Nacional ya comenzó a ser restaurada para volver al color con el que fue pintada al inaugurarse como institución dedicada a las artes, en 1980.

“Me parece fantástico que se vuelva al proyecto original. Por algo se llama centro cultural y no centro de esparcimiento pseudolúdico. Pintarlo como si fuera un póster neohippie es un mamarracho, sin hablar del costo que implicaba hacerlo en forma periódica”, dijo a LA NACION Jacques Bedel, uno de los arquitectos y artistas responsables -junto con Clorindo Testa y Luis F. Benedit- de la remodelación del edificio que data del siglo XVIII y que fue convento, escuela de agricultura, prisión, hospital y hogar para gente de la calle y ancianos.

 

“Que las artes visuales estén detrás del hip hop es algo que me da náuseas”, había declarado a este diario Bedel en enero de 2019, cuando la fachada fue cubierta con un mural de estética pop y el perfil del Recoleta se enfocó en el público adolescente. Desde entonces no volvió a pisarlo hasta hace un mes, cuando fue convocado por su nuevo director, Maximiliano Tomas.

 

Su indignación es proporcional a la energía que invirtió en esta institución, que llegó a ser una de las más prestigiosas del país. “Yo te hago el anteproyecto gratis”, recuerda haberle ofrecido a Ricardo Freixá, entonces secretario de Cultura de la Municipalidad de Buenos Aires, que quería reconvertir el Asilo General Viamonte en sede de varios museos que entonces no tenían una propia.

Si bien esa idea original no prosperó, Bedel se instaló para elaborarla con Benedit y Testa en un departamento de Guido y Ayacucho que pertenecía a este último. Nacido en Nápoles, donde abundan las fachada color terracota con marcos grises, Clorindo habría aportado esa seña de identidad que ahora se procura recuperar. Si bien hay quienes aseguran que evoca el “rojo pompeyano” del sur de Italia –un ocre modificado químicamente por la erupción del volcán Vesubio-, Bedel asegura que “no tiene nombre; en la época de la colonia se hacía con sangre de buey mezclada con cal, que daba ese tono rosa oscuro”.

Más allá del nombre, quienes caminen hoy frente a la entrada de Junín 1930 podrán ver que ya avanza el color definitivo sobre el tono gris que le da el fondeado posterior al hidrolavado y la reparación. Justo al lado, la fachada del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay (CINU) luce todavía aquel tono ya desgastado por el clima.

Puertas adentro, la programación también está recuperando la fama de otra era. Tras una reciente inauguración de varias muestras simultáneas, curadas por Javier Villa y Carla Barbero, hace dos semanas abrió ¿Cuánto pesa el amor?, curada por Daniel Fischer, en la sala Cronopios y sus aledañas.

“La sala Cronopios es magnífica. Responde a los estándares internacionales de exhibición, y ha sido consagratoria para muchos artistas. Ese prestigio se había perdido”, señala Bedel, catorce años después de haberla ocupado él mismo con sus obras y con las de Testa y Benedit, cuando se cumplieron treinta años del Recoleta. A esto suma el rol de difusión federal que cumplió el centro cultural, cuando impulsaba junto con su Asociación de Amigos –también disuelta en los últimos años- y la Fundación YPF el programa Argentina Pinta Bien.

“Los proyectos culturales necesitan tiempo para desarrollarse. En este lugar, hace 25 años inaugurábamos el Bafici”, señaló hoy en el mismo sentido Hernán Lombardi, vicepresidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de la Nación, durante la presentación a la prensa de la sexta edición de la feria ArteCo –que se realizará en Corrientes del 23 al 26 de mayo, con la participación de 24 galerías- en el primer piso del Recoleta. Otra señal de que el centro cultural retoma sus vínculos con el resto del país, para recuperar el prestigio que supo tener a nivel nacional.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Tribunal europeo respalda a Italia en disputa por estatuas griegas con el Museo Getty

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) falló el jueves a favor de la demanda de larga data de Italia de que el Museo Getty Villa en Estados Unidos devuelva una antigua estatua griega que, según Roma, fue sacada de contrabando del país hace décadas. La estatua de bronce de […]

You May Like